Utiliza la bici cada día, celébralo el último domingo del mes. Un paseo por la ciudad para reinvindicar espacios para la bici urbana. NO ESTAMOS BLOQUEANDO EL TRÁFICO... ¡¡¡SOMOS TRÁFICO!!! Somos un grupo pedaleando, una organizada coincidencia, una celebración de un transporte alternativo, un pelotón sin cabeza, otra forma de moverse, otra forma de vivir en la ciudad. Lee nuestro manifiesto AQUI

viernes, 20 de abril de 2012

Las Bicis se tomaron la casa

Ayer celebramos un encuentro entre dos de los colectivos ciclistas más activos de San Salvador, Ciclistas Urbanos y Bici-Crítica: dos representaciones de ejercicio de ciudadanía a los que si bien les unen muchos puntos en común, no se habían reunido para reflexionar críticamente hasta el momento sobre la incidencia y responsabilidad de sus acciones.

A través del visionado de unos cortometrajes que reflejan la dificultad de habitar el espacio público de San Salvador y de un conversatorio donde ambos movimientos explicaron su razón de ser y su trayectoria, se puso de manifiesto la necesidad de representar visualmente la unión de ciudadanos con un interés común. Esta representación visual de “masa o colectivo” que circula unido, tiene como consecuencia que, al ser masa, sea más factible circular en bicicleta por la ciudad, al ser performativo, los medios de comunicación, la opinión pública y el gobierno, conozcan su existencia y comiencen a entrar en las agendas de toma de decisiones urbanísticas, y al ser una manifestación cultural, su forma de entender el espacio público se va contagiando, son modelos de conducta cívica para los salvadoreños.

Estos movimientos, considerados globales por acontecer mundialmente, son al mismo tiempo locales, pues se adecuan a las condiciones específicas de cada lugar. De hecho, en el primer mundo, donde la habitabilidad y calidad de vida ciudadana son derechos adquiridos, estos movimientos representan un grado de desarrollo, evolución o sofisticación cívica. En lugares como San Salvador, el transporte en carro es motivo de inhabitabilidad del espacio público, pero existen otros factores como la violencia pandillera, el estado lamentable de carreteras y aceras consecuencia de la falta de recursos económicos y de la violencia geológica que azota la región y, la asunción generalizada (característica social) de la calle como un lugar de miedo y de peligro, hacen que estos movimientos  sean especialmente relevantes y su existencia un síntoma de esperanza.

Como manifestación cultural, estos encuentros conllevan la producción de contenidos culturales y la solución de problemas con respuestas creativas: performances, disfraces, conciertos, merchandising, producciones audiovisuales, blogs, etc… son productos y signos culturales que alimentan el imaginario cultural de San Salvador.



Gracias a los 100 ciclistas que llegasteis a La Casa, a Lyl, Javier, Alejo, Mónica y Gustavo, técnico de mantenimiento del CCESV, a los componentes de Vibrass, a las personas que estuvisteis tomando fotos y vídeos y a Daniel Boyano, español que promovió la bici crítica en San Salvador y productor de la mayoría de cortometrajes que pudimos ver, por su compromiso ciudadano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada